Category: Consejos

Dar vida a tu cocina con plantas de interior

Las plantas siempre dan un aire fresco, tanto si son simplemente decorativas como si son florales de temporada.

Nuestra cocina suele mantener un aire de carácter funcional y debemos personalizar todos los elementos decorativos, para que resulte atractiva a la vez de funcional.

Para esto podemos lanzarnos a la aventura de los mini huertos caseros. Son una opción muy recomendable para crear nuestro pequeño ambiente.

Plantas aromáticas, plantas alimenticias como perejil, menta… nos ayudan a relajar el ambiente y nos aportan ese punto de luminosidad que quizás nos falte para dar vida a la cocina.

Con esto no queremos decir que haga falta plantar un pequeño bosque dentro de casa, sino que introducir un poco de naturaleza nos ayudara a sentir un frescor que solo aporta el verde natural.

En definitiva es conseguir armonizar nuestra cocina con colores naturales y esto lo podemos conseguir mediante el uso de plantas, flores y pequeños huertos.

La piedra caliza añade elegancia a tu hogar

La apariencia natural de la piedra posibilita la creación de un estilo exclusivo y sofisticado en cualquier espacio que se pretenda edificar o embellecer con este material. Entre las rocas, la piedra caliza se distingue como una de las más versátiles y refinadas.

Es probable que hayas contemplado esta piedra en diversas aplicaciones, desde suelos y muros completos hasta áreas ajardinadas y piscinas.

Esta piedra en particular tiene la capacidad de mejorar significativamente cualquier entorno, ya sea en interiores o exteriores. Desde revestimientos de paredes completas hasta decoración, mesas e incluso obras de arte que utilizan esta roca como elemento fundamental, las posibilidades son diversas.

Una propuesta creativa sería sustituir los escalones convencionales por escalones de piedra, lo que resultaría en una escalera singular que destaca por su durabilidad y bajo requerimiento de mantenimiento.

Si estás pensando en renovar tu hogar o simplemente quieres añadir un toque de sofisticación a tus espacios, la piedra caliza es la elección ideal.

Aprende a limpiar el mármol blanco sin dañarlo

El mármol es uno de los materiales más utilizados como revestimiento, tanto en encimeras, como en suelos, paredes, baños… Pero limpiarlo es una tarea que requiere delicadeza y algunos conocimientos.

El mármol blanco es el material protagonista de muchos suelos, encimeras de cuartos de baño y por su resistencia al calor y los golpes también está presente en muchas cocinas. Para limpiar el mármol blanco haremos algo común a todos los tipos de mármol, que consiste en usar un jabón neutro. Esta es una regla de oro.

1. Utiliza un jabón suave, de pH neutro y no abrasivo. El jabón común para fregar los platos funciona bien. Puedes mezclar un poco de este jabón en agua caliente en una botella de spray o poner unas gotas en un paño húmedo.

2. Limpia la superficie de mármol con este paño húmedo, aclara muy bien y seca inmediatamente. Ten cuidado de no utilizar demasiado jabón, ya que puedes acabar dejando una película.

Si el mármol tiene alguna mancha, medio limón te servirá como limpiador. Será suficiente con frotar con el limón sobre la mancha y dejar actuar unos minutos, cuantos menos mejor porque el ácido puede dañar el material así que ve poco a poco. Después, aclara y límpialo con un paño seco.

4. También se puede usar agua oxigenada para limpiar el mármol. Para conseguir un excelente acabado en la piedra natural, es preciso mezclar una porción de este producto con agua, y aplicarlo directamente sobre la superficie del mármol. En este caso, no hay que enjugar, pero sí hay que evitar el exceso de líquido.

Consejos para mantener el brillo natural del granito

El granito es una de las piedras naturales más populares a la hora de decorar nuestros hogares. Su elevado contenido en cuarzo nos permite disfrutar de un fabuloso brillo. Con estos 5 consejos podemos garantizar que luzca como el primer día.

Limpieza diaria adecuada

Basta con pasar un paño de microfibra con agua tibia y jabón para platos sobre la superficie para eliminar la suciedad. No olvides secarlo con otro paño de microfibra o incluso con papel de cocina.

Evita los limpiadores agresivos o corrosivos

Seguro que en el armario de productos de limpieza tienes amoniaco o lejía. Sin embargo, este tipo de limpiadores corrosivos son perjudiciales, ya que acabarán dañando la piedra y el sellador que la protege.

Comprueba el sellado

Debes tener en cuenta que el granito es poroso. Esto hace que tengas que comprobar el sellado derramando unas gotas de agua sobre la piedra. Si al cabo de unos minutos se reagrupa en gotitas sobre la superficie, el sellado es bueno. Sin embargo, si absorbe el agua, deberás volver a sellarlo con productos específicos.

Ve con cuidado en el día a día

Por ejemplo, utiliza una tabla de cortar para evitar que el cuchillo le cause daños y no dejes sartenes o cazuelas calientes sobre él. Estos pequeños detalles son imprescindibles para que el brillo no se vea afectado.

Pule el granito puntualmente

Cuando veas que ha perdido mucho brillo, te recomendamos pulirlo.

Para ello, basta con que utilices productos específicos siguiendo las instrucciones de uso. Eso sí, has de usar paños de microfibra y siempre mediante movimientos circulares. Si lo pules con cepillos de cerdas o esponjas de alambre, lo rallarás y no brillará tanto.

La decoración Wabi-Sabi y la piedra natural

El juego de palabras Wabi-Sabi refleja una tendencia decorativa en alza: enfocada a relajar los ambientes, reivindica los materiales naturales, los tonos neutros, el paso del tiempo que hace que nuestros muebles tengan esa belleza imperfecta que los hace especiales.

Es un estilo basado en la belleza de lo imperfecto y en la simplicidad más minimalista, así como en la naturaleza. Mezcla de estilo japonés y nórdico, es un estilo decorativo relajado y natural, que encaja bien en cualquier tipo de clima.

Este estilo adquiere especial importancia la aparición de la piedra natural, como una parte esencial del diseño de interiores: no en vano, la piedra natural, rugosa, sin pulir, es un elemento habitual del estilo Wabi-Sabi, tanto en los baños y cocinas (desde sanitarios a encimeras) como en otros espacios, como chimeneas de salón, estanterías de obra, o detalles decorativos que hacen memorable un espacio.

El Wabi-Sabi, por definición, es un estilo accesible a cualquier espacio y hogar: aplicarlo en el nuestro hará de nuestra casa un lugar relajado, un oásis dentro de la vorágine de la vida diaria.

La composición sencilla y minimalista genera unos espacios basados en las formas naturales e imperfectas que nos llevan a una conexión directa con lo natural que hace que el estilo Wabi-Sabi sea uno de los estilos de decoración donde el uso de materiales naturales como la madera y la piedra sean fundamentales.

Una decoración única que genera unos espacios de confort, donde las texturas toman el control y donde la imperfección ha pasado a ser la perfección, porque la naturaleza es perfecta en su imperfección.